Nuestras historias…Relato 1

Una recepción es un lugar de encuentro en el que una sonrisa educada siempre acompaña toda bienvenida y despedida. Al menos así debería ser, porque a veces también tenemos días regulares en el que hay que hacer acopio de mucha profesionalidad para mantener un rictus tan amable como merecen nuestros huéspedes. En este sentido la mascarilla ayuda mucho, tampoco voy a exagerar diciendo que la echaré de menos, no, pero sí es cierto que muchas veces he constatado su utilidad para enmascarar momentos cansados o poco animados. Es quizá una de las pocas virtudes que le encuentro a la pandemia y quizá sea únicamente mi exceso de positivismo el que deduzca esta ventaja. Sin embargo, van a estar de acuerdo conmigo, en que otra “cosa buena” que le hemos visto a estos dos años de emergencia global, ha sido el redescubrimiento de los destinos cercanos. Una crisis mundial nos ha ayudado a revalorizar lo local y es que fue levantarse las primeras restricciones de movilidad y comenzar nuestros apartamentos a llenarse de personas de lugares cercanos que deseaban disfrutar de un cambio de aires tras el encierro necesario que vivimos. Mascarilla mediante, con todas las medidas higiénicas que dictaban las normas, apartamentos como los nuestros fueron el destino preferente de reserva de las primeras personas en animarse a viajar. No nos sorprende. Santander es maravillosa y alojamientos como los nuestros ofrecen grandes ventajas frente a hoteles convencionales. Conseguimos además un máximo de asepsia en la higiene diaria de nuestro establecimiento, en recepción intercambiando siempre bolígrafos y llaves desinfectadas, con geles hidro alcohólicos en cada rincón y en definitiva extremando los cuidados y limpieza. El objetivo, obvio, conseguir trabajar, generar empleo para el personal y felicidad para nuestros huéspedes. Es un círculo de bienestar, los negocios funcionan y las casas de cada trabajador salen adelante. El empeño en cuidar la salud de todo el mundo ha sido y es máximo porque de mantener el nivel contagio 0 dependen muchas personas. Y así de orgullosas estamos de la Dirección de esta empresa, de nosotras como equipo humano comprometido y de nuestros huéspedes que siempre han respetado todas las normas según variaban en tanto evolucionaba la pandemia. Y así hemos llegado hasta hoy que se vislumbra con claridad el final de una parte de la historia que nunca olvidaremos por sus muchas tristezas pero también por tantas anécdotas e historias inolvidables. Seguimos. www.royalsuitesantander.com

Deja un comentario